Combustibles fósiles: ¿por qué la etiqueta 'Poliéster' es una señal de alerta importante en la cadena de suministro de la moda?

Combustibles fósiles: ¿por qué la etiqueta 'Poliéster' es una señal de alerta importante en la cadena de suministro de la moda?

El sector de la moda tal como funciona actualmente, depende en gran medida del uso de materiales sintéticos hechos de combustibles fósiles peligrosos como el gas o el petróleo, esta tendencia no se acerca a la sostenibilidad. Los gobiernos hacen la vista gorda ante el impacto de la industria en la crisis climática, las empresas son reacias a realizar cambios internos y la mayoría de los consumidores promedio desconocen sus comportamientos de compra insostenibles y el uso de telas tóxicas. La moda rápida o "fast-fashion" sigue prosperando.

 

Nuestra ropa es más de lo que vemos y usamos. Lo que a menudo es invisible para el consumidor, es la variedad de procesos de producción insostenibles. Sin embargo, lo que representa una amenaza para la seguridad de nuestro planeta no es la producción de una sola prenda, sino la gran cantidad de prendas que se fabrican cada año. Mientras no superemos nuestro comportamiento de consumo excesivo y permitimos la perpetuación del modelo de moda rápida el cual que se alimenta de procesos inherentemente ligados al uso de fibras sintéticas seguiremos explotando la extracción de combustibles fósiles. Según el informe homónimo de Fossil Fashion , el auge de la moda fósil plantea una barrera para la transición a un modelo de economía circular.   

Desde Texlenet somos conscientes del problema y hemos puesto en marcha proyectos para incentivar la economía circular y el eco-diseño, hemos sido seleccionados por Texfor para participar en el programa europeo Stand Up!

Pero antes de ahondar en la discusión sobre los combustibles fósiles en la moda, es fundamental definir el término y aclarar cómo los combustibles fósiles llegan al sistema de la moda. 

 

Parece un ciclo sin fin, o más bien una especie de interdependencia tóxica. El consumo masivo exige una producción en masa, que, de nuevo, requiere procesos y materiales de producción baratos. Aquí es donde entran en juego las fibras sintéticas. Más de la mitad de todos los materiales que producimos y consumimos en la actualidad están hechos de poliéster, como afirma Fashion For Good , una plataforma que se centra en las innovaciones y colaboraciones de moda sostenible. Hasta 2030, el poliéster ya supondrá el 85% y seguirá subiendo. El status quo muestra cómo la industria de la moda depende en gran medida de las fibras sintéticas que se fabrican a partir de combustibles fósiles no renovables .   

 

Los combustibles fósiles son restos fosilizados y enterrados de plantas y animales de hace millones de años, que contienen una gran cantidad de carbono. El petróleo crudo, el gas natural o incluso el carbón son ejemplos de combustibles fósiles los cuales son la principal fuente de energía del mundo . En el mundo de la moda, sin embargo, se utilizan para la producción de hilos sintéticos. Estos hilos están hechos de chips y gránulos de polímero fundidos y posteriormente extruidos, que se enrollan juntos. Los combustibles fósiles no solo causan emisiones de carbono, sino también otros daños al medio ambiente como por ejemplo ; contaminación del agua y del aire, acidificación de los océanos, pérdida de biodiversidad e impactos en la salud humana. Con el tiempo y con toda la presión ambiental, incluso los propios combustibles fósiles se están volviendo más sucios. Solo en 2015, la producción de fibras sintéticas en la industria textil provocó la emisión de 700 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), lo que equivale a 180 centrales eléctricas de carbón. El informe Fossil Fashion predice que , mientras la industria continúe operando de esta manera, en menos de diez años, casi el 75% de todos los textiles estarán hechos de combustibles fósiles, y la cantidad de emisiones de dióxido de carbono se duplicará para 2030.

 

Pero, ¿qué hace que las fibras sintéticas sean tan atractivas ? 

El poliéster tiene una gran demanda. Además de la producción barata, el material debe su éxito a su buen rendimiento en cuanto a resistencia, resistencia a las arrugas, secado rápido, y la elasticidad que tienen las fibras. El amor de la industria por el poliéster está creciendo y hace que las fibras sintéticas sean las fibras con la tasa de crecimiento más alta prevista ( + 4,1% por año ). Los minoristas de la calle y gradualmente más marcas de lujo incluyen textiles derivados de combustibles fósiles en su fabricación . Utilizan poliéster en su forma pura o lo mezclan con otros materiales como algodón, viscosa o lana. Esto hace que sea difícil para los clientes evitar por completo comprar ropa que contenga poliéster y luego reciclar los materiales mezclados al final de su uso. La mayoría de las tecnologías no están desarrolladas lo suficiente para separar los materiales por la composición de la fibra , para que puedan ser reciclados y reutilizados. Por esta razón, la mayor parte del poliéster termina en un vertedero, liberando metano, productos químicos, y eliminando microfibras a lo largo de su proceso de degradación de 200 años. Vemos que el poliéster y otras fibras sintéticas como el nailon ejercen presión sobre el medio ambiente, pero su proceso de producción el cual consume energía requiere de una quema adicional y de la extracción de combustibles. Esto supone un costo adicional en el medio ambiente: el resultado: la aceleración del cambio climático.  

 

A pesar de todos estos impactos negativos en nuestro medio ambiente, la confianza de la moda en los combustibles fósiles seguirá creciendo a menos que las marcas de moda comiencen a responsabilizarse de sus acciones y sean completamente transparentes con respecto al abastecimiento y la fabricación de su ropa y materiales. 

 

Es un momento crucial para que las autoridades gubernamentales conviertan la sostenibilidad en una legislación y que los clientes vean la gran bandera roja de los tejidos sintéticos en el sector textil . Si una cosa nos ha enseñado esta pandemia sobre el sistema de la moda, es cómo soltar los lazos con la moda rápida y apoyar a los pioneros que crean un sistema que no se basa en la explotación de nuestro planeta. El mundo de la moda necesita desenamorarse de los sintéticos. 

 

Verena Wusatiuk

Estudiante de Periodismo de Moda en el London College of Fashion, UAL